Coca de sardinas con pimientos y tomate dulce

Una coca es el entrante perfecto, se puede poner encima casi cualquier cosa y, por lo general, se hace rápidamente.
Esta coca es un poco más elaborada, ya que lleva una infusión de aceite en jengibre con el que bañaremos a las sardinas para darle un sabor exótico.

Preparar una coca de sardinas

Todo va acompañado de un tomate dulce que sirve como base y pimientos del piquillo, que combinan perfectamente con el resto de los ingredientes.

Si no quieres tener que elaborar la masa porque te parece difícil, puedes utilizar una masa brisa o de hojaldre.

Ingredientes cocinar el plato

  • 1 lata de pimientos del piquillo

Para el tomate dulce:

  • 1 kilo de tomates maduros
  • 100 ml de vinagre
  • 100 gr de azúcar
  • 1 cebolleta

Para la coca:

  • 15 gr de levadura fresca
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 500 gr de harina
  • 250 ml de agua tibia
  • Sal

Para las sardinas:

  • 50 ml de vinagre de manzana
  • 1 kilo de sardinas grandes
  • 500 ml de aceite de oliva
  • 50 gr de jengibre
  • Sal

Cómo se hace, paso a paso

Primero hay que preparar las sardinas el día anterior. Lavamos las sardinas y le quitamos la espina central dejando solo los lomos. Cortamos el jengibre y lo rallamos. Lo ponemos junto con el aceite a calentar muy despacio, a 80º C durante media hora.

Una vez que tenemos el aceite infusionado, ponemos las sardinas en una bandeja con un poco de sal y vertemos este aceite encima. Añadimos el vinagre encima y dejamos que repose toda la noche.

A la mañana siguiente, hacemos la coca. Calentamos el agua hasta que esté tibia y disolvemos la levadura en ella. Añadimos un poco de sal y el aceite de oliva y dejamos que repose durante 10 minutos para que burbujee.

Agregamos la harina y lo amasamos hasta crear una masa. Hacemos una bola con la masa y lo tapamos para que leude durante media hora.

Una vez que haya doblado el volumen, la volvemos a amasar y la estiramos sobre una superficie enharinada hasta conseguir una masa fina.

Cortamos la masa en 4 rectángulos y la colocamos sobre una bandeja para el horno. Pinchamos la masa con un cuchillo para que no suba y la introducimos en un horno precalentado a 180ºC durante 10 minutos.

Mientras tanto, hacemos el tomate dulce. Pelamos y cortamos los tomates. En una sartén con un poco de aceite, pochamos la cebolleta y añadimos el tomate. Una vez que se ha reducido, añadimos el azúcar y el vinagre, removiéndolo todo para que se distribuya bien.

Continuamos con la cocción a fuego lento hasta que el tomate se caramelice y espese. Por otra aparte, escurrimos los pimientos y los cortamos en tiras gruesas.

Para montar la coca, ponemos una base de tomate, y encima, las sardinas y las tiras de pimiento alternados. Lo introducimos en el horno precalentado durante 10 minutos.

NOTAS

Lo ideal sería elaborar este plato en temporada de sardinas, ya que estarán más sabrosas y más baratas. También se pueden hacer con sardinas en conserva al natural.