Cómo cocinar la carne correctamente

La carne cruda puede tener bacterias nocivas en su interior, por eso es importante cocinar bien la carne (incluso por dentro), para eliminar todas esas bacterias que pueden causarnos una intoxicación alimentaria.

Mucha gente no sabe cómo manipular y cocinar la carne, ni cómo comprobar que la carne está completamente hecha y es segura para comer.

Así se prepara la carne

¿Esto incluye a todas las carnes?

Sobre todo la carne de ave, de cerdo, la carne picada, las hamburguesas, salchichas, nuggets de pollo, brochetas, despojos y cualquier carne que se haya picado o fileteado. La razón es que en los cortes enteros, las bacterias perjudiciales están en el exterior solamente, pero si la carne ha sido picada, las bacterias están por todos sitios.

¿Cómo cocinar estas carnes?

Hay que elegir una temperatura lo suficientemente caliente para cocinar la carne, pero que no sea tan fuerte que se queme el exterior antes de que se cocine el interior.

Si estás cocinando trozos pequeños, dales la vuelta frecuentemente para que cada pieza se cocine uniformemente.
La temperatura y los tiempos de cocción va a variar dependiendo del tipo de corte y el método de cocción.

En el caso de los bistecs, la carne de ternera o cordero, hay que sellarlo a una alta temperatura para matar cualquier bacteria del exterior.
Sabremos que se ha sellado, cuando todo el exterior haya cambiado de color.

¿Cómo saber si está correctamente hecho?

Al perforar la parte más gruesa de la carne con un tenedor, los jugos que suelte deben salir de color claro, y no rojos. La carne debe de estar pálida y no rosa o roja, ya que la carne cambia de color cuando se cocina.

Personalmente uno de los platos que más me gusta es el cochinillo al horno. Al estar dentro del horno es relativamente sencillo controlar la temperatura y el tiempo que dejamos el cochinillo haciendose. Aun así, no está de más prestar una atención especial a la temperatura que alcanza la carne. Sobretodo si cocinamos piezas de carne grandes, o en este caso todo un cochinillo.

La mejor forma de saber a que temperatura está la carne, es con un termómetro de para carnes.

Con este termómetro podemos ver la temperatura interna de la carne para asegurarnos de que ha alcanzado una temperatura segura y que las bacterias han sido destruidas.
La carne tiene que alcanzar una temperatura interna de al menos 75° C.

Hay que prestar una atención y mimo especial cuando cocinamos en la parrilla o la barbacoa. No son pocos los que dejan la carne a medio hacer, o peor, la carbonizan por completo.

¿Donde insertar el termómetro para carnes? En las aves de corral en la cara interna del muslo, pero sin tocar el hueso. En la carne de ternera, cerdo, cordero, asados, filetes o chuletas se debe clavar en el centro de la parte más gruesa, sin tocar el hueso, la grasa y el cartílago.
En las hamburguesas o la carne troceada, se insertará lateralmente.

Consejos al manipular la carne

Antes y después de tocar la carne, hay que lavarse las manos cuidadosamente. Esto evitará la propagación de bacterias. Los utensilios que entren en contacto con la carne cruda, no pueden tocar la carne ya cocinada.