Delicioso aliño para ensalada

Todos podemos hacer cosas para mejorar nuestra alimentación (sin tener que estar a dieta), y una de esas cosas es comer más verduras crudas.

La mejor forma de comer vegetales crudos es en una ensalada, que normalmente están muy ricas, y puedes hacerlas con diferentes ingredientes, los que más te gusten.

El problema está cuando a esa saludable y sana ensalada, le añadimos un aliño de esos que vienen en bote (osea, llenos de azúcares, colorantes, conservantes, saborizantes y demás palabras que acaban en antes).

Por eso, cambiar nuestro aderezo de tienda por uno hecho en casa, es una manera muy sencilla de comer más sano. Se puede hacer un delicioso aderezo casero para ensalada en cuestión de minutos y, al mismo tiempo, evitar los aditivos ocultos que se encuentran en aliños comprados en la tienda.

Para hacer un aliño sigue siempre esta relación: 1 parte de ácido por 2 partes de aceite

Ácido

El ácido en un aliño equilibra el aceite, y puede ser vinagre de vino, de manzana, vinagre balsámico, zumo de limón, de lima, etc. Mi favorito es el vinagre balsámico blanco, pero me gusta explorar nuevos sabores en función del perfil de sabor de mi ensalada.

Aceite

Un aceite de calidad es muy importante para crear un aliño para ensaladas. Mi preferido es el aceite de oliva virgen extra, porque es un alimento perfecto, pero puedes tener en cuenta el uso de diferentes tipos de aceites, como el aceite de nuez o el aceite de aguacate para añadir nuevos sabores sutiles.

Una vez que tengas en cuanta la relación de abajo, comienza la parte divertida: la adición de más sabores para redondear el aliño perfecto para ensaladas.

Un toque de dulzura

Este es mi ingrediente secreto, un sutil toque de dulzura que juegue con el ácido, hace del aliño algo indispensable para que las ensaladas cobren vida.

Además, si el aliño está bien equilibrado, me dan ganas de comer mucha más ensalada. Algo bueno ¿verdad? Mi elección como edulcorante es la miel, pero también puedes utilizar el agave, el jarabe de arce o incluso el azúcar moreno.

La clave es usar sólo una pequeña cantidad para que no domine el ácido.

El emulsionante

Puedes hacer un aliño cremoso añadiendo mostaza de Dijon o una yema de huevo de un huevo pasteurizado. Basta con añadirlo a la base y mezclarlo bien para obtener la cremosidad deseada.

Otros complementos

Puedes añadir algún tipo de hierba aromática o trocitos de chalotas, para aportarle textura.

Te dejo mi receta del aliño para ensalada perfecto:

  • 1 cucharada de miel
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de chalotas cortadas en cuadraditos
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1 pizca de sal
  • Un poco de pimienta negra recién molida

Mezcla todos estos ingredientes en un cuenco pequeño y bátelo bien. Viértelo por encima de tu ensalada favorita.

Puedes guardar este aliño durante 1 semana en el frigorífico.

Aliño de ensalada